Saltar al contenido

¿Cómo Limpiar una Plancha de Ropa Quemada? (Truco Fácil)

¿Tu plancha necesita de una buena limpieza? El polvo, la suciedad, los detergentes, el almidón en spray y las fibras de tela derretidas pueden dañar la suela de una plancha. Planchar no suele estar entre nuestros mejores pasatiempos, y peor aún, cuando la plancha está sucia arrastra las telas, creando manchas o marcas dificultan el planchado. ¿Las buenas noticias? Limpiar la suela de una plancha es muy fácil.

6 Formas de limpiar la suela de la plancha

Con pasta dental

Sólo tienes que colocar un poco del dentífrico que usas todos los días sobre la base de la plancha y esparcir el producto con ayuda de un paño o esponja.

Después enciende la plancha y habilita el vaporizador para pasarla sobre cualquier tela húmeda, que puedas emplear (y desechar) para tal fin, durante al menos 5 minutos ¡Y listo! Verás que la base queda como nueva.

Con sal

Quizás esta sea una de las formas más baratas para limpiar tu plancha. Sólo tienes que colocar una buena cantidad de sal gruesa sobre una tela que no te importe ensuciar. Luego, debes encender la plancha hasta que tome temperatura y pasarla por encima de la sal como si estuvieras planchando una blusa u otra ropa.

Haz esto hasta que las manchas de las quemaduras desaparezcan. Para terminar, desconéctala, espera a que se enfríe y quita los restos de sal con un trapo previamente humedecido.

Con bicarbonato

El bicarbonato de sodio es un elemento que se utiliza en todo lo que refiere al lavado de la ropa, ya que es considerado un poderoso blanqueador. Sólo tienes que mezclar tres cucharadas de este producto con agua o, para lograr un líquido más poderoso, con vinagre. Debes aplicar el preparado sobre las manchas de la plancha apagada y frotar con un paño hasta removerlas.

Dato a favor de este método: También puedes reutilizar una solución de bicarbonato para limpiar manchas de la plata, sofás, cortinas y hasta cerámicas. Es más sencillo si viertes la sustancia en un rociador plástico.

Con vinagre

El vinagre es un aliado natural de los blanqueadores, y para recuperar el estado de tu plancha eléctrica no será la excepción. Tienes que llevar al fuego un poco de vinagre blanco (también conocido como vinagre de alcohol) y entibiarlo.

Luego, usando un paño o esponja, esparce y remueve las manchas. Trata de hacerlo suavemente para no provocar un daño mayor en la base.

Con una vela

Todos tenemos algún trocito de vela guardado en el cajón de la cocina destinado a los cortes de luz, pero puede tener otra utilidad: La limpieza de tu plancha. Para ello enciende el aparato hasta que entre en calor y pasa la vela. Verás que esta se derretirá rápidamente sobre la superficie, pero no te asustes.

Cuando ya estén cubiertas las zonas de tu interés, desconecta la plancha y espera a que se enfríe. Luego retira la parafina o cera con un paño y ya ¡Adiós impurezas!

Para recordar: Es ideal para cuando se han quedado pegados restos plásticos y sintéticos de otro origen; de hecho, esto es muy común que ocurra cuando intentas adherir parches y otros accesorios a tu ropa.

Con papel aluminio

Al igual que otros complementos del hogar, el papel de aluminio también tiene otras funciones que van más allá de resguardar los alimentos.

Coloca un rectángulo de papel de aluminio sobre un paño o prenda de ropa (para resguardar la mesa o tabla de planchado) y esparce un puñado de sal gruesa por encima. Lleva la plancha a una temperatura media y deslízala. Verás que el resultado es inmediato.

¿Cuál es el mejor de todos estos métodos?

En el siguiente video queda detallado el proceso más simple para limpiar una placha quemada utilizando una combinación de los trucos anteriores.

Situaciones especiales

Si la plancha está quemada

Si la plancha está bastante quemada y las marcas son evidentes, lo mejor que puedes hacer es comprar una crema pulidora de metales. Si bien es un producto un poco más costoso, también te servirá para revivir los cubiertos y hasta accesorios como collares y anillos.

Las marcas son variadas y no es difícil de conseguir, por lo que podrás encontrar estos productos en supermercados y ferreterías. Sólo tienes que colocarlo sobre la base de la plancha y frotar con una esponja. Igualmente, tómate un minuto para leer las instrucciones que vienen con el pulidor.

Si la plancha es antiadherente (de teflón)

En el caso de que tu plancha sea antiadherente y todos los productos mencionados anteriormente resbalen, una buena opción es quitarle las manchas con tu detergente o jabón para la ropa (líquido, no en polvo). Pon a calentar media taza de agua y agrega tres gotas de jabón. Humedece un trapo y limpia la plancha. Repite el procedimiento si las manchas están muy prendidas.

Consejos y cuidados para no rayar la plancha

Las planchas son elementos que tienen una vida útil bastante larga, pero la misma puede estirarse aún más si le damos un uso adecuado. Los siguientes consejos deben ser aplicados con mayor responsabilidad si se trata de una plancha de teflón, ya que estas superficies son más delicadas.

  • Evita usar esponjas de metal para limpiarla por fuera, ya que este material puede dañar muy fácilmente la base.
  • Utiliza agua destilada, en la medida de lo posible, en vez de agua común. La diferencia radica en que la segunda contiene altos niveles de cloro y produce mucho sarro en las perforaciones de la plancha, lo que termina por generar exceso de suciedad. Si este es tu caso te recomiendo ¿Cómo Limpiar la Cal de una Plancha de Vapor por Dentro?
  • No emplees limpiadores con capacidad abrasiva, puesto que estos ingredientes son capaces de deteriorar la base de la plancha.
  • Cuando uses tu plancha, recuerda que no es necesario que imprimas toda tu fuerza al deslizarla.
  • Ten especial cuidado cuando pases la plancha cerca de cierres, botones y cremalleras.

También te puede interesar