Saltar al contenido

Cómo Limpiar una Plancha de Cocina (¡Y dejarla como nueva!)

La plancha de cocina, también conocida como plancha de asar, requiere determinados cuidados para que su tiempo de utilidad sea más extenso. Como se trata de un elemento que suele ser costoso, es mejor cuidarlo para no tener que reemplazarlo antes de lo previsto. Además, puesto que al ser mayoritariamente de teflón, el hecho de que se raye o arruine su revestimiento podría perjudicar la cocción de los alimentos al perder su capacidad antiadherente. En principio, hay dos formas simples de limpiar una plancha de la cocina, las cuales exponemos a continuación.

2 formas de limpiar una plancha de cocina

1. En caliente

Lo más sencillo es que, cuando apenas apagues el fuego, viertas al menos medio vaso de agua fría en tu placha; esto desprenderá los residuos más fáciles y aflojará los más resistentes. Otra manera, si la plancha realmente quedó con muchos vestigios de comida, es colocar algunos cubos de hielo para que el impacto por la diferencia de temperatura sea mayor. Una vez que la plancha esté a temperatura ambiente, debes lavarla con tu detergente de siempre o con un desengrasante.

2. En frio

Lo ideal siempre será la primera opción, pero si por alguna razón te olvidaste y tu placha se enfrió sucia, también puedes esparcir una solución de agua y sal con ayuda de una esponja (no de metal) o un paño que puedas desechar. De este modo no será necesario que utilices detergente, con el agua salada alcanza.

Situaciones especiales

Imagen: Planchas de cocina

Si la plancha está muy sucia

Si la plancha de cocina está muy sucia, lo primero que debes hacer, en caliente, es volcar una generosa cantidad de hielo sobre ella hasta que se derrita. Luego tienes que rasquetear con una espátula (utiliza espátulas para teflón si tu placha es antiadherente). Si la plancha ya está fría, entonces rasquetea y luego ponla en remojo con algún líquido antigrasa durante al menos 12 horas. Finalmente lava con normalidad usando una esponja.

Si la plancha es de hierro

La típica plancha de hierro suele ser excelente para cocinar al aire libre. Su limpieza es importante para no arruinarla. Tienes que dejar enfriar completamente, luego lavarla con agua y una esponja que puede ser de acero. Evita usar detergentes, pues a veces sus químicos dañan (oxidan) el hierro. Una vez que esté seca, con servilletas de papel echa un poco de aceite para volver a engresarla y prevenir hendiduras.

Si la plancha está oxidada

Consigue una esponja de acero o de cobre y restriega tu placha con ella. Puedes combinarla con productos químicos de carácter abrasivo, agua y detergente para remover la suciedad más rápidamente. El siguiente paso, si es que el óxido es realmente mucho, será repetir la limpieza con esponja y bicarbonato de sodio.

Si la plancha es antiadherente (de teflón)

Antes que nada, sé precavido y no permitas que la comida se enfríe sobre la plancha de teflón. Vierte un poco de agua después de cocinar. Lava con esponjas tradicionales (evita las de metal) y abundante detergente. Otro material podría rayar la superficie.

Si la plancha es de una cocina industrial

En este caso tendrás que recurrir a espátulas para teflón y detergentes industriales. Debido a que estas planchas tienen un gran uso, los productos limpiadores industriales, que contienen abrasivos concentrados de rápida acción son ideales; se pueden comprar en tiendas especializadas.

Si la plancha es de una cocina de leña

Si la plancha está adherida a una cocina que funciona con leña, lo mejor siempre es limpiarla con agua y detergente y una esponja de acero. Si se tiene un cepillo de estas características, mucho mejor.

Consejos y cuidados para no rayar la plancha

  • Evitar que la comida adherida se enfríe sin ser removida.
  • No usar utensilios de metal para cocinar, siempre de madera, plástico o teflón.
  • No utilizar esponjas metálicas para limpiarlas.
  • Abstenerse de los productos sumamente abrasivos, excepto si la plancha es de hierro.

También te puede interesar